¿SUFRES DE INSOMNIO?

Las causas de insomnio pueden ser muy variadas y debes valorar la necesidad de acudir a un profesional si está afectando seriamente tu calidad de vida y de salud, pero aquí te proponemos algunas medidas naturales que puedes poner en práctica para tratar de conciliar el sueño con mayor facilidad.


- Cena pronto y ligero. Unas dos horas antes de acostarte, para que te dé tiempo a hacer la digestión. Sabemos que no siempre es fácil por los horarios y el estilo de vida que llevamos los españoles, pero intenta que sea lo más pronto posible y sino, al menos, que no sea una cena muy pesada.


- No practiques ejercicio a altas horas del día. Hacer ejercicio nos ayuda a llegar más cansados al final del día y por tanto, a caer rendidos en la cama. Pero si lo realizamos muy tarde, lo que nos puede pasar es que lleguemos a casa demasiado activados para que nos entre el sueño.


- Reduce el consumo de excitantes, como el café, té, chocolate… sobretodo a partir de la tarde/noche. Si los tomas porque te sientes cansado y necesitas algo que te active, opta por jalea real, suplementos vitamínicos o de plantas adaptógenas como la Rhodiola, la Aswaghanda…


- Evita el uso de móvil y pantallas electrónicas antes de acostarte y en la cama. Este tipo de dispositivos emiten luz azul, parecida a la luz natural, por lo que el cerebro interpreta que aún es de día y no segrega la hormona del sueño, la melatonina. Lo ideal es que cargues tu móvil fuera de la habitación para evitar tentaciones y que utilices un despertador convencional. Los libros electrónicos o ereaders, en cambio, no emiten este tipo de luz, por lo que su uso es muy similar al de la lectura en libros convencionales de papel y no inhiben el sueño.


- Para tu mente. STOP. Mucha gente no consigue conciliar el sueño porque su cabeza no para. Es tumbarse en la cama y ponerse a hacer un repaso de los acontecimientos del día, de las tareas del día siguiente, de las preocupaciones… Esto puede llevar a la rumiación (pensamiento repetitivo improductivo) que, además de favorecer la ansiedad y la depresión, mantiene la mente activa y no la deja desconectar para dormir. Practicar la meditación es un hábito muy saludable para aprender a gestionar los pensamientos; incorporarla en tu día a día te aportará múltiples beneficios para aumentar tu concentración, dirigir tu atención, reducir la ansiedad, etc. Si quieres, puedes empezar por una meditación de 5 a 10 minutos antes de acostarte que te ayude a cambiar tu foco de atención, relaje tu mente y te ayude a conciliar el sueño. Nuestras favoritas: las meditaciones guiadas basadas en el ejercicio de escáner corporal o de atención plena a tu respiración.


- Lee. Es otra alternativa para distraer la mente de las preocupaciones, pero que sea un libro que te ayude a desconectar, una novela. Nada de libros que te hagan pensar de más como libros de desarrollo personal o de aprendizaje (son muy interesantes, pero déjalos para otro momento del día). También puedes probar el formato audiolibro o lospodcasts. Verás cómo te ayuda a relajarte hasta que las letras se confundan entre sí y te coja sueñecito.


- También puedes aprovechar para realizar algunos estiramientos, tomarte una infusión antes de acostarte, ponerte un poco de música relajante…


Y a nivel de terapias naturales, ¿con qué herramientas contamos?


- Aceite esencial de Lavanda. Es un básico de la aromaterapia. Con muchas propiedades y aplicaciones, en este caso nos interesa su efecto calmante y relajante, tanto del sistema nervioso como muscular, en estados de estrés y ansiedad, etc. Puedes difundirlo por el ambiente con un difusor o aplicarlo directamente en tu almohada y en tus muñecas para inhalar su relajante aroma (si tienes la piel sensible, mézclalo con un poco de aceite o crema para diluirlo).


- Flores de Bach. Son una gran herramienta emocional. Lo ideal es que vayas a un terapeuta floral que te personalice un preparado en función de tus características, personalidad y necesidades. Pero de manera general podemos contar con el RESCUE Night, ideal si eres de los que las preocupaciones no le dejan dormir.


- Plantas con efecto sedante como la Valeriana, la Pasiflora, la Amapola de California, la Tila… en infusión o, para un efecto más rápido y efectivo, en extracto o cápsulas.


- Melatonina. Es la hormona del sueño que fabrica nuestro organismo cuando empieza a oscurecer para favorecer el sueño. La edad, el estilo de vida actual, la contaminación lumínica, el jet lag, los turnos de trabajo nocturnos, etc. pueden provocar que no se sintetice correctamente, por lo que aportarla en forma de suplemento puede ser una buena opción, media hora antes de acostarte.


- GABA. Es un neurotransmisor inhibidor del sistema nervioso central, por lo tanto relajante, que ayuda a combatir el nerviosismo y la excitación nerviosa.
Top 3 productos recomendados:


- DORMO 8 COMPLEX DE SURA VITASAN
- MELANOCTINA DE PLAMECA o SEDANER SUEÑO DE SORIA NATURAL
- RESCUE NIGHT DEL DR. BACH.


Celia Cárdenas. Técnica en Herbodietética. Tiendas Natur.